Oasis de la impunidad

Oasis de la impunidad

Dansa Metropolitana dramaturgia y dirección Marco Layera Teatro La Re-Sentida

##general.period##:
09/03 – 12/03/23
##general.room##:
Gràcia

Horario

J. - S. 20.00 h
D. 18.00 h

Duración

1 h 25’

Espacio

Gràcia

Idioma

En castellano

Precio

10 € - 29 €

Accesibilidad

Asistencia auditiva a través del móvil

Edad recomendada

A partir de 16 años

ACTIVIDAD PEDAGÓGICA
Dossier de pensament crític

Espectáculo incluido en

El Lliure del futur

Tras el éxito internacional de Paisajes para no colorear, la compañía chilena La Re-Sentida presenta un espectáculo de danza. La aportación del Teatre Lliure al festival Dansa metropolitana 2023.

Ante el cuadro gigante de un fantasma que no para de llorar se despliega un espacio opresor y liminar donde seres desprendidos de toda civilidad son instruidos para ejercer y recibir violencia, danzar bellas coreografías y alabar imágenes viriles. Cuerpos adoctrinados para inspirar miedo y hacer reinar el terror cuya simple presencia configura el espectáculo del poder.

Una pieza que indaga de forma abstracta en las formas de violencia que habitan y desbordan los cuerpos policiales de nuestras sociedades democráticas, y que evocan la desacralización del cuerpo humano como la única forma de adoctrinamiento, de castigo y de control.

SU ORIGEN
Inspirado por el estallido social, la revuelta social que recorrió las calles de Santiago de Chile el 18 de octubre de 2019 y llenó Plaza Dignidad, Marco Layera y su compañía Teatro La Re-sentida emprenden una reflexión coreográfica sobre la naturaleza de la violencia que, en Chile, ha encerrado a la policía y a los ciudadanos en una dialéctica permanente. Este examen de las motivaciones sistémicas e individuales de la violencia se centra, en particular, en el lado de quienes la ejercen. ¿Qué conecta la convicción individual y la disciplina forzada? ¿Quién mueve los hilos detrás de las escenas? ¿Cómo se puede desencadenar la agresión de las víctimas? Y: ¿Quién puede rendir cuentas en el oasis de impunidad? Seis actores, dos bailarines y una escultura viviente se embarcan en una búsqueda de respuestas.

LA PRENSA HA DICHO...
“En Oasis de la impunidad, la fiesta es la buena vida de todos los seguidores de las clases media y alta, que hacen posible que los de arriba ejerzan el poder. [...] El "oasis" significa, por supuesto, Chile, que en realidad nunca ha llegado a un acuerdo con su pasada dictadura. Sigue vigente la constitución de la dictadura de Pinochet, por lo que Chile es uno de los países con mayor desigualdad social del mundo: se han privatizado la electricidad, el agua, la educación, la salud y los sistemas de pensiones. En una ocasión nos habla el "espíritu de la sociedad", un espectro colgado en óleo sobre la pared (la voz, como siempre, sale distorsionada de la cinta) y que hace cumplir la ley y el orden para asegurar la posesión. Más tarde, el actor de la Schaubühne, David Ruland, se para en calzoncillos y botas de combate y defiende su compromiso como policía o soldado por la democracia: "Nosotros también somos víctimas". Esto suena amargo en el contexto de las protestas masivas chilenas contra la desigualdad social en 2019, durante las cuales el entonces presidente Sebastián Piñeda mandó a disparar contra la gente. Muchos perdieron un ojo, algunos sus vidas.” Nachtkritik.de - George Kash

“Si bien su último espectáculo, Paisajes para no colorear, todavía ofrecía mucho texto y culminaba en un manifiesto feminista, esta vez el grupo se basa casi exclusivamente en el teatro de imágenes: escenas drásticas, muy explícitas físicamente, que confrontan implacablemente al público con la brutalidad, con la policía y el ejército que sofocaron las protestas de 2019. […] Sin embargo, la velada no es solo teatro drástico a maza, sino que también juega con motivos de la cultura zombie y del terror, así como de la historia del pop y del cine, que combina con la realidad política latinoamericana. Ciertamente, algunas cosas solo pueden ser descifradas completamente por el público chileno.” DasKulturblog.de - Konrad Koegler


PARA SABER MÁS
Bodies of power, de Joseph Pearson - Schaubühne Berlin
Cronología del estallido
La mirada del estallido social según Rafa Cavada - Chilevisión
Una setmana de mobilitzacions i militarització a Xile: "no volem tranquil·litat, volem transformació", por Berta Camprubí y Meritxell Freixas - Directa.cat
El estallido de Santiago de Chile desde mi balcón
, por Rafael Ortano - El País
Chile protesters: 'We are subjugated by the rich. It's time for that to end'
, por Jonathan Franklin, fotografías de Marcela Bruna - The Guardian
Proyecto A.M.A., historias de las víctimas de la violencia

INTÉRPRETES

Diego Acuña

Nicolás Cancino

Lucas Carter

Mónica Casanueva

Carolina Fredes

Imanol Ibarra

Carolina de la Maza

Pedro Muñoz

DRAMATURGISTAS

Elisa Leroy y Martin Valdés

ESPACIO ESCÉNICO

Sebastián Escalona y Cristian Reyes

VESTUARIO

Daniel Bagnara

SONIDO

Tomás Gonzales y Andrés Quezada

AYUDANTES DE DIRECCIÓN

Humberto Adriano Espinoza y Katherine Maureira

DIRECCIÓN TÉCNICA

Karl Heinz Sateler

PRODUCTORA

Victoria Iglesias

PRODUCCIÓN DELEGADA Y DIFUSIÓN

Carlota Guivernau

EN COPRODUCCIÓN CON

Matucana 100 y Schaubühne Berlin

EN COOPERACIÓN CON

Fundación "Recuerdo, Responsabilidad y Futuro" (EVZ)

CON EL APOYO DEL

Bundeszentralamt für Steuern (BZSt)

También puede interesarte

  • Catarina e a beleza de matar fascistas

    Catarina e a beleza de matar fascistas

    creación y dirección Tiago Rodrigues
    Teatro Nacional D. Maria II

    ##general.period##:
    21 y 22/12/22
    ##general.room##:
    Montjuïc. Sala Fabià Puigserver
  • Tots eren fills meus

    Tots eren fills meus

    de Arthur Miller
    dirección David Selvas

    ##general.period##:
    22/02 - 26/03/23
    ##general.room##:
    Montjuïc. Sala Fabià Puigserver
  • Kingdom 22/23

    Kingdom

    texto y dirección
    Anne-Cécile Vandalem
    Das Fräulein (Kompanie)
    inspirado libremente en Braguino
    de Clément Cogitore

    ##general.period##:
    31/03 y 01/04/23
    ##general.room##:
    Montjuïc. Sala Fabià Puigserver